Chofer de Uber y amante del nazismo: quién es el hombre que quiso asesinar a Cristina

Actualidad 02 de septiembre de 2022 Por redacción WTF
Fernando André Sabag Montiel tenía tatuajes nazis y antecedentes por portación de armas. Pese a todo, ejercía como chofer. Salía en todos lo móviles de televisión criticando los planes sociales.
TEQJ7QJMDFELFPIVONWSUFPXXA

El hombre de nacionalidad brasileña detenido por intentar asesinar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner era chofer de Uber, pese a que tenía un antecedente policial de marzo del año pasado, cuando fue detenido en el barrio de Agronomía dentro de un auto sin patente y con una cuchilla de 35 centímetros de largo, informaron fuentes policiales.

Se trata de Fernando André Sabag Montiel, según identificó la Policía Federal, un hombre de 35 años y de nacionalidad brasileña que había sido apresado el 17 de marzo del 2021 por personal de la Comisaría Vecinal 15 A de la Policía de la Ciudad.

Según los datos con los que cuentan los investigadores, el hombre nacido el 13 de enero de 1987 vive en la actualidad en un departamento de un edificio en la calle Terrada al 2300.

Si bien vivía en el país de manera permanente desde 1998, fuentes de la investigación explicaron que el último paso de ingreso al país fue del 2018. De acuerdo a la base de datos de Interpol, Sabag Montiel no tiene antecedentes en su país ni tenía pedido de captura activo.

La detención del 2021 se produjo en la avenida San Martín al 2800, en el barrio de Agronomía cuando un oficial de la fuerza porteña observó estacionado en la vía pública un automóvil Chevrolet Prisma de color negro que no poseía patente trasera.

Ante esa situación, el policía identificó a un hombre que dijo ser su dueño y que indicó que el faltante de la patente trasera se debía por un choque de tránsito ocurrido días atrás, dijeron las fuentes.

En ese momento, cuando el hombre abrió la puerta del auto para buscar documentación del vehículo, se le cayó un cuchillo de 35 centímetros de largo, justificando que lo llevaba para defenderse.

Sus posteos con mensajes de odio en redes sociales eran constantes, casi como sus cambios de imagen y estilo, entre camisas y anillos, o tatuajes con símbolos tomados de la estética del nazismo esotérico, algo que sorprendió a sus viejos conocidos, porque nadie lo tenía por nazi.

“Tedi” tuvo sus cinco minutos de polémica en Crónica TV. Acompañaba a una joven que decía ser su novia, mientras vendía algodones de azúcar. La joven decía que ya no cobraba planes sociales, que no estaba a favor, porque era “fomentar la vagancia”. En Facebook, en su muro, relató sus enfrentamientos con “las mafias de coperos peruanos”, vendedores de algodón de azúcar sumamente territoriales. Habló de sus peleas a golpe de puño con ellos.

Te puede interesar