El increíble giro del atentado a CFK: la vecina simpática podría ser el cerebro de una operación macabra

Actualidad 10 de septiembre de 2022 Por redacción WTF
El grupo ligado a la banda que gatilló contra la vicepresidenta argentina y que hizo inteligencia previa se reunía en el departamento de la vecina. Desde allí miraban todos los movimientos. Ahora los investigadores se centran en las redes sociales y las fotos que tomaban desde el balcón.
2UPEKHI3XJDMJC2R5RSUEVCGTA

La causa por el ataque a Cristina Fernández de Kirchner acaba de sumar más sospechosos y uno es impensado: la vecina que primero la odiaba y luego comenzó a ser simpática con los manifestantes, Ximena de Tezanos Pinto.

A los acusados por ser la mano ejecutora del intento de asesinato de la vicepresidenta, es decir, Fernando Sabag Montiel y su novia Brenda Uliarte, ambos detenidos, ahora se analizan quiénes son los miembros de los grupos de extrema derecha que podrían haber organizado y financiado el plan, que casualmente estuvieron varias veces en el piso de arriba de la expresidenta.

Los vínculos de Uliarte con diferentes agrupaciones neonazis, libertarias y de extrema derecha ya está probada, pero en las ultimas horas se supo que se reunieron en la casa de la famosa vecina.

De hecho, la detenida había publicado fotos en distintas marchas de dichos grupos. Una de ellas fue la del 18 de agosto, organizada por el grupo llamado Revolución Federal, liderado por dos jóvenes llamados Leonardo Sosa y Jonathan Morel, y Nación de despojados, a cargo de otro llamado Gastón Guerra. Ese día, la violenta marcha en Plaza de Mayo finalizó con los manifestantes lanzando antorchas a la Casa Rosada.

Sabag Montiel y Uliarte fueron no solo ubicados en la escena del crimen el jueves 1° como autor y coautora del ataque sino que también realizaron “tareas de inteligencia” en los días anteriores. Ahora se analizan los roles de Gabriel Nicolás Carrizo, Sergio Orozco, Miguel Ángel y dos miembros más del grupo de la denominada “Banda de los copitos”, es decir, los “amigos” de Sabag Montiel y Brenda en la venta de algodón de azúcar, vinculados a integrantes de Revolución Federal y Nación de Despojados.

Y es que la clave de la investigación no solo se realiza en lo que ocurrió en el territorio del ataque sino también redes sociales. Por eso, además del análisis de cientos de horas de grabaciones en la zona de Juncal y Uruguay, un equipo de técnicos de la Policía Federal y de la Policía Aeroportuario analiza las cuentas de Twitter, de Facebook y de Instagram de varios militantes libertarios.

La jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo comenzaron a recibir cada vez más material probatorio del armado del atentado y también hasta de su financiación. El dato revelador de las últimas horas es que los integrantes de Revolución Federal y Nación de Despojados no solo estuvieron en la zona de Recoleta antes y durante el atentado a Cristina, sino que se encontraban en el edificio en donde vive la propia vicepresidenta. Eso dejaría en claro el peligro en el que estuvo Fernández de Kirchner ya que son los mismos hombres que realizaron escraches violentos y ataques a los ministros Sergio Massa y Jorge Ferraresi en diversas oportunidades.

Leonardo Sosa, quien en su cuenta de Twitter (@leo_bertario) reconoce su pertenencia a Revolución Federal y publicó el 28 de agosto una foto en el departamento de Ximena , la vecina de Cristina Kirchner. “Miren a los Kumpas ahora mismo... creo que me están cantando a mí“, posteó junto a una foto tomada desde la ventana del inmueble.

En otro mensaje, celebró: “Con el gran kumpa Gastón mientras nos ambientan abajo con cantos”. Gastón es Gastón Guerra de Nación y forma parte de Despojados, que también estuvo en el lugar y subió una foto tomada en la casa de la vecina famosa de la Vicepresidenta.

¿La vecina de Cristina Kirchner pudo haber tenido algún rol voluntario o involuntario en el ataque? La mujer ya se encuentra en la mira del kirchnerismo porque creen que con sus banderas y sus mensajes alimenta “el discurso persecutorio”. Esas banderas -dicen- atraen la atención de los medios, que sacan fotos y transmiten en vivo desde la casa de la ex mandataria casi todos los días. “¿Quién financia esas banderas? ¿Y cómo llegaron Leo Sosa y Gastón Guerra a su departamento?”, son las preguntas que probablemente le hará la Justicia en los próximos días.

Te puede interesar