La Virgen que reapareció en un charco en Nuevo León congrega a multitudes

Curiosidades 10 de octubre de 2020 Por redacción WTF
La Virgen de la Anunciación reapareció en un charco en un estacionamiento del municipio de Guadalupe, México. La habían pintado hace 13 años con gis (tiza) y volvió.
OPI3H24MUVDURDC7IPJHVUPMHA

Este 2020 trae de todo: desde Marte más cerca que nunca de la tierra y avistamiento récord de OVNIS hasta apariciones como la de la Virgen de la Anunciación en un charco del municipio de Guadalupe, Nuevo León, en México.

jorge_polanco_1_crop1600472973411.jpg_543804098Ovnis en Argentina: el piloto dice que un “plato sopero” lo siguió durante el vuelo

Luego de que en las redes sociales la gente exclamara que la Virgen daba un mensaje desde un charco, la presidenta municipal de Guadalupe, Cristina Díaz, dijo que se trata de una ilustración con gis que se realizó 13 años con tiza, o gis, para el festival denominado “Bella Vía”.

330020_1Marte se ve desde la Tierra durante octubre por una inusual cercanía

El gis suele durar pocos días, pero esta Virgen nunca se fue. Trabajadores del inmueble acordonaron la zona para que pudiera observarse con precisión a lo largo del día. Algunos pobladores incluso acudieron con flores, velas y veladores para dedicar una oración o simplemente honrar su imagen.

Por la noche, como se puede observar en las fotografías difundidas por Félix Palomo, director de cultura del municipio, el dibujo de la virgen ya estaba completamente rodeado por flores y por velas, además de colocarse una copia de la pintura original de Antonello de Messina.

El funcionario reveló que la artista original de la ilustración acudió a la zona para reencontrarse con su creación, aunque no se reveló su nombre.

En julio de 2020, también en Nuevo León, la escultura guadalupana que fue arrancada por la corriente del río Santa Catarina en Monterrey, hace 10 años, reapareció a casi 300 metros de su ubicación original al ser desenterrada por las lluvias que dejó la tormenta tropical Hanna.

Estaba entre rocas, agua, tierra y escombros, a la altura del Obispado de la ciudad regia, a más de 200 metros de la avenida Constitución, donde fue ubicada en 1990 para conmemorar la segunda visita del Papa Juan Pablo II a Monterrey.

Te puede interesar