El Vaticano beatificó a Carlo Acutis, el adolescente que predijo su muerte y hoy sigue intacto

Actualidad 10 de octubre de 2020 Por redacción WTF
El joven anunció su muerte, falleció a los 15 años y su cuerpo se conserva intacto desde 2006. El increíble milagro con un niño de 6 años que tenía una enfermedad incurable.
ZZA3QZHGXJEW7N4HSJ5BCAJ7KA

Carlo Acutis, el joven que predijo la fecha de su muerte en Internet y hoy se conserva intacto en un ataúd de cristal, fue declarado beato en Asís, su “lugar favorito en el mundo”.

“Es cierto que el mundo digital puede exponerte al riesgo de retraimiento, aislamiento o placer vacío. Pero no olviden que hay jóvenes que también son creativos, y a veces brillantes, en este ambiente”, escribió el Papa argentino, dando como ejemplo a Carlo Acutis. El portal oficial de la Santa Sede, Vatican News, describe al joven como “un chico normal, guapo y popular”, una suerte de “payaso natural” que hacía reír a sus compañeros de clase y a los profesores. 

“Carlo fue mi salvación”, revela su madre, Antonia, quien no era demasiado católica. Él a los 7 años recibió su primera comunión en el silencio del monasterio de Bernaga en Perego, asistía a Misa diaria, rezaba el Rosario y dedicaba un rato de adoración antes o después de la Eucaristía. 

Además de predecir que no iba a pasar e los 15 años, Carlo le dijo a a Antonia que iba a tener más hijos. Ella tuvo mellizos en 2010, Francesca y Michele, cuando ya había cumplido 44 años.

Este chico, que era influencer pero con mensajes de fe, entró al hospital en 2006 y le dijo a su madre: “De aquí ya no salgo”. Efectivamente, se le diagnosticó una de las peores leucemias, de tipo M3. 

“Ofrezco al Señor los sufrimientos que tendré que padecer por el Papa y por la Iglesia, para no tener que estar en el Purgatorio y poder ir directo al cielo”. Pidió la Unción de Enfermos y murió el 12 de octubre. En el funeral no cabía nadie más: muchas personas que la familia no había visto en la vida. Y es que Carlo, a escondidas, había ayudado a un innumerable número de almas, como inmigrantes y personas sin techo en la calle, con quienes compartía su comida. 

Luego comenzaron los milagros. Exactamente cuatro años después de la muerte de Carlo. un niño que sufría un páncreas anular se acercó a besar una reliquia del futuro beato y pidió dejar de vomitar todo el tiempo.  Desde ese momento ya no vomitó más y las pruebas médicas demostraron que estaba completamente curado. 

Monseñor Ennio Apeciti, responsable de la Oficina para las Causas de los Santos de la Archidiócesis de Milán, dijo: “su fama de Santidad se ha difundido por todo el mundo, de forma misteriosa, como si Alguien quisiera darlo a conocer. En torno a su vida ha sucedido algo grande, frente a lo cual me arrodillo”. “Está siendo sacerdote desde el cielo”, dice su madre, “él, que no conseguía entender por qué los estadios estaban llenos de gente y las iglesias vacías, repetía: ‘tienen que ver, tienen que entender’”. 

Te puede interesar