Un científico dice que el “monstruo” del lago Ness existe y que no es uno, sino varios

Curiosidades 24 de enero de 2021 Por redacción WTF
 Afirma que son una especie de criatura marina antigua que quedó atrapada en el lago cuando las aguas retrocedieron al final de la última edad de Hielo. Y que se siguen reproduciendo.
49747455_303

El monstruo del lago Ness no es un monstruo, pero sí es grande, existe y tiene más de su especie. Así lo asegura Henry Bauer, profesor de química y estudios científicos del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia.

Luego de una larga investigación, afirma que es una especie de criatura marina antigua que quedó atrapada en el lago cuando las aguas retrocedieron al final de la última edad de Hielo.

“La idea más popular es que el monstruo del lago Ness tiene una relación con los plesiosauros extintos. Pero esto es difícil de cuadrar con la rareza de los avistamientos en la superficie, y mucho menos con los avistamientos ocasionales en tierra”, afirma.


Para Bauver todos los relatos de encuentros con Nessi apuntan a que el animal sería una especie no descubierta de tortuga marina prehistórica, pues sus características se asemejan a las especies de tortugas vivas y extintas conocidas.

“Respiran aire pero pasan mucho tiempo en aguas profundas. Se aventuran en tierra, son muy rápidos en el agua, tienen la capacidad de ser activos en aguas muy frías y tienen cuellos relativamente largos”, señala el experto.

El Monstruo del Lago Ness es un de los mitos más antiguos de Escocia, con informes de una criatura gigante que habita dentro del lago que se remontan al siglo VI.

El primero de esos relatos fue escrito en el año 545 d. C. en una biografía de San Columba. Según este texto, la criatura mordió a un nadador y estaba preparada para atacar a otro hombre cuando Columba intervino.

Ordenó a la bestia que “regresara” y ella obedeció.

Una de las imágenes más famosas de Nessi fue publicada en 1934, conocida como la “fotografía del cirujano”, la cual supuestamente fue tomada por el cirujano británico Robert Wilson mientras conducía por la costa del lago.

Esta imagen llegó un año después de que el editor del periódico The Inverness Curier, describió a la criatura como “monstruo” después de hacer eco de un avistamiento de lo que se creía que era Nessi. El artículo hablaba de una criatura parecida a una ballena que agitaba el agua del lado haciendo un efecto cascada.

Pero 60 años después se confirmó que la “fotografía del cirujano” era un engaño tramado como venganza después de que un periódico local ridiculizara a la periodista Marmaduke Wetherell por haber encontrado “huellas de Nessie” en la orilla.

El “monstruo” captado por su cámara era aparentemente un submarino de juguete con una cabeza hecha de masilla de madera.

Pero esto no desanimó a los entusiastas de Nessi como Bauer, quien afirma que la prueba documental más contundente la tiene el ingeniero aeronáutico Tim Dinsale, que en 1960 filmó una joroba que dejó una estela de agua al cruzar el Lago Ness.

“La película de Tim Dinsdale tomada en 1960 es la prueba concluyente, pero también hay innumerables contactos por sonar, algunas fotografías submarinas excelentes y algunas fotografías superficiales plausibles”, sostuvo Bauer.

El  monstruo fue “visto” 12 veces el año pasado. En diciembre, una pareja que visitó el lago dijo que vio a una criatura emerger repetidamente.

La noticia llegó semanas después de que el sonar de un barco detectara un objeto de 33 pies a 550 pies de profundidad.

En ese momento, Gary Campbell, del Registro Oficial de Avistamientos del Lago Ness, dijo: “Todo se suma al misterio. En muchos sentidos, es un año de cosecha para los avistamientos”.

Y el profesor Bauer respalda las afirmaciones, diciendo que está seguro de que el Monstruo era real al haberse unido una vez a una investigación sobre la bestia.

Bauer reitera: “Todo apunta a criaturas que pasan la mayor parte de su tiempo en las partes más profundas del lago”.

Te puede interesar