Demuelen el famoso "Trump Plaza Hotel and Casino" en Atlantic City

Actualidad 17 de febrero de 2021 Por S&
La era del hotel-casino de 39 pisos que perteneció al expresidente Donald Trump terminó. A mediados de los años 90 llegó a ser la más grande atracción para los apostadores en Nueva Jersey.
LRCAF6NK2NFMRDV73J3RXRGWQY

El Trump Plaza Hotel and Casino de Atlantic City fue demolido, poniendo fin a casi 40 años de historia en la costa de Nueva Jersey. El Trump Plaza abrió sus puertas en 1984 y alguna vez fue un aspecto clave de la extensa cartera de bienes raíces del expresidente Donald Trump.

El casino fue cerrado en 2014 y, desde entonces, el edificio había caído en un mal estado y tuvo que ser demolido, dijeron recientemente funcionarios de la ciudad.

El inversionista multimillonario Carl Icahn es actualmente el propietario del sitio y no ha anunciado planes futuros para él. Los espectadores acudieron en masa a la zona para ver la implosión y los hoteles cercanos ofrecieron paquetes especiales para obtener vistas privilegiadas.

Aproximadamente 3.000 piezas de dinamita se utilizaron para hacer implosión del edificio de 34 pisos, informó el diario The New York Times. El detonador fue presionado minutos después de las 09H00 locales (14H00 GMT) y redujo en segundos el afamado hotel casino a una montaña de escombros.

"Es el fin de una era no tan grandiosa", dijo al New York Times Jennifer Owen, que pagó 575 dólares en una subasta por un asiento de primera fila y lujoso desayuno en un edificio frente al mar con una vista directa de la demolición.

La relación de décadas de Trump con Atlantic City ha estado marcada tanto por una ambición grandiosa como por unas finanzas inestables. Su propiedad más conocida, el hotel y casino Trump Taj Mahal, que una vez llamó «la octava maravilla del mundo», cerró oficialmente en 2016 con poca fanfarria. Desde entonces, ha reabierto bajo la marca Hard Rock.

En 2014, Trump demandó a Trump Entertainment Resorts para quitar su nombre de ambos casinos. Dijo en la demanda que Trump Resorts había permitido que el Taj y su casino hermano, el Trump Plaza, «cayeran en un estado de deterioro total», lo que manchó la «reputación superior» de su marca.

En el momento de su cierre, Trump poseía solo el nombre adjunto al Taj, e Icahn controlando el resto. En su apogeo, el Plaza acogió combates de boxeo de fama mundial, conciertos de alto perfil y eventos de celebridades.

Las fallas de ambos casinos ensombrecen las luchas más amplias de Atlantic City, pues los vacacionistas están yendo a otros lugares de juego como Las Vegas o casinos cercanos.

S&

Te puede interesar