El Big Bang podría haber generado dos futuros diferentes y no ser el origen del tiempo

Curiosidades 08 de marzo de 2021 Por S&
Según el físico británico Julian Barbour , el universo estaría dividido en dos partes que corren en direcciones opuestas.
img-portada_v456-20200526125508

Después de toda una vida aceptando la teoría del Big bang por la que una gran explosión ocurrida hace unos 13.800 millones de años habría dado paso a la materia, el espacio y el tiempo en la creación del universo, un físico británico ya retirado de la Universidad de Oxford, Julian Barbour, viene a reformular todo lo que teníamos entendido.

Barbour no reniega del Big Bang, pero sí de lo que sucedería a continuación. Todos crecimos escuchando que tras producirse comenzaría a correr el tiempo en una única dirección, del pasado al futuro, pero nunca al revés (un cristal puede romperse en pedazos, pero unos pedazos nunca pueden originarse antes que el cristal). Pues bien, a sus 84 años, este físico nos explica que después de la gran explosión lo que se crearían serían dos flechas del tiempo que transcurren en una dirección opuesta.

De este modo, tal y como explica en una entrevista en la BBC a raíz de la publicación de un artículo en 'New Scientist' basado en las teorías de su libro 'El punto Jano: una nueva teoría del tiempo', el big bang no sería el origen del tiempo, sino "un punto medio a partir del cual se desarrollan dos partes de un universo, que corren en direcciones opuestas".

De este modo, Barbour contradice ley de la termodinámica y la entropía que nos decían que un sistema siempre deriva en un estado más caótico y no al revés, pues entiende que puede evolucionar en diferentes direcciones del espacio y el tiempo, lo que añadiría una mayor complejidad a un universo dividido en dos partes que no tendrían por qué extenderse del mismo modo ni en idéntica dirección.

Para el físico, esta ley, establecida durante la Revolución Industrial, tiene errores, de ahí que haya que pensar fuera de lo normal, apunta. Barbour lo expone con un ejemplo en el que se introduce un cubo de hielo en una caja.

La entropía, que pide el desorden de un sistema, aumenta a medida que el cubo de hielo se derrite y el agua se derrama por la caja hasta, finalmente, evaporarse.

Barbour apunta que esas partículas de agua podrían seguir viajando y uniéndose a otras para formar estructuras más complejas que crecerían en todas las direcciones del espacio, y, según el científico, también del tiempo.

Esta teoría, llevada al plano del universo, sostiene que la flecha del tiempo no avanza hacia la entropía total, sino que Barbour vaticina un universo cada vez más complejo y estructurado que crece sin fronteras.

"No importa cuál sea el destino del universo a nivel cósmico, lo cierto es que por ahora cada ser humano vive con una certeza indiscutible", señala tras reformular una teoría que de ser válida haría tambalearse los cimientos de la humanidad.

S&

Te puede interesar