¿Pueden las fuerzas ocultas reunir a los amantes?

Curiosidades 09 de marzo de 2021 Por S&
Tristán e Isolda… Napoleón y Josefina… y los libros de historia están llenos de parejas cuyo encuentro parece haber estado guiado por la mano oculta del Destino.
tristanisolda

Cuando dos personas sienten la brillante chispa de la atracción sin siquiera haber hablado, o cuando las apariencias externas no juegan ningún papel en el vínculo entre los dos, ¿se puede decir que el proceso es realmente tan al azar como parece?

A través de los siglos, los maestros religiosos y los ocultistas de todo el mundo han intentado establecer una base espiritual para la fuerza de la atracción sexual. Para algunos de ellos, la unión de un hombre y una mujer trasciende los límites del plano físico; para otros, el acto mismo del sexo marca un paso importante hacia la claridad espiritual.

Mientras que casi todas las parejas se suben a la montaña rusa de la vida con suertes diferentes, existen también algunas cuya comprensión y amor mutuo traspasan en gran medida la simple intimidad física. Se dice que estas personas están “hechas la una para la otra”; es como si sus almas compartiesen alguna conexión oculta.

maxresdefault¿Cómo comprender nuestros sueños?

Dion Fortune, la escritora ocultista del siglo XX, creía que las cosas son realmente así, considerando que la verdadera armonía espiritual sólo puede existir entre dos personas que comparten la misma aura. Además, sugería que la sensación de realización experimentada por estas personas después del sexo no viene solamente a partir de la gratificación física, sino también de corrientes ocultas que aparecen cuando dos auras armoniosas se funden.

La ciencia esotérica, de la que Fortune era una entusiasta, enseña que la irresistible atracción que llamamos “amor a primera vista” se debe de hecho al “lazo kármico” que proviene de experiencias compartidas en vidas anteriores. Las fuerzas ocultas, se cree, aseguran que estas “almas gemelas” vuelvan a unirse en reencarnación posteriores, pese a las aparentes pocas posibilidades de encontrarse nuevamente.

Se considera que el vínculo entre las almas se fortalece cada vez que la relación se alimenta a través de una nueva reencarnación. Se desaprueba la promiscuidad, dado que podría bloquear el paso hacia la máxima felicidad en vidas futuras.

Uniones cósmicas

Los devotos de los rituales mágicos también acentúan la necesidad de una armonía espiritual y física entre un hombre y una mujer; en realidad, se considera que la fuerza que se libera a través del contacto sexual es esencial para llevar a cabo determinados rituales mágicos.

Contrariamente a la escritora Fortune, sin embargo, los profesionales en temas mágicos creen que la real elección de un compañero no es importante, dado que la selección se lleva a cabo supuestamente a través de alguna fuente suprema de sabiduría. Cierta escuela de pensamiento también cree que las parejas pueden formarse por individuos en diferentes estados de evolución y que podría fácilmente existir una unión entre una persona viva y su “compañero cósmico” en el plano espiritual.

Muchos pensamientos similares abundaban en la religión china del Taoísmo, que perdió influencia durante el período de conversión al budismo y resurgió intermitentemente a través de diversos cultos orientales. Por ejemplo, en Japón del siglo XV, el maestro de Zen Ikkyu se enfrentó a sus contemporáneos budistas (que tendían más bien a ignorar la sexualidad humana), proclamando qu el sexo era no solamente una parte esencial de la vida, sino también una ayuda para el desarrollo espiritual.

Como los maestros taoístas que le precedieron. Ikkyu y su secta "Zen del Lazo Rojo” consideraban sagrado al acto sexual y alentaron abiertamente la promiscuidad. Ikkyu mismo se transformó y consideraba haber encontrado a su gran amor (una cantante ciega que era 40 años menor que Ikkyu), cuando él mismo ya había superado los 70.

El camino del Tantra

Para los practicantes del tantrismo, el placer físico es meramente incidental para los ritos sexuales que conforman la piedra angular de esta antigua religión hindú. Se cree que su origen estuvo en Uddivana, una región del norte de los que actualmente es Afganistán; comparte muchos principios con la filosofía taoísta.

El tantrismo enseña que la pasión sexual se transforma en un acto de adoración, reflejando la unión de la diosa Shakti (que significa “poder”) con el dios Shiva para formar todo el cosmos.

Esto con el tiempo ha dado lugar a la aparición de uno de los ritos religiosos más extraordinarios que se conocen: el chakrapuja (adoración circular).

Las parejas se sientan en círculo alrededor de un gurú, que simboliza a Shiva, y su pareja, que representa a Shakti. Se toma una comida simbólica de carnes, pescados, vino y pasteles, para que cada persona se satisfecha en el plano mundano.

Las parejas luego realizan el maithuma, es decir, el acto sexual ritual. De acuerdo con la filosofía tántrica, el hombre solo es incompleto; solamente a través de la unión sexual con una mujer puede alcanzar una armonía espiritual verdadera con el cielo. La edad y estado de la mujer no se consideran importantes en absoluto, dado que todas las mujeres sexualmente activas emiten una fuerte energía cósmica.

Dejadas a su voluntad, estas energías roban el poder espiritual de los hombres, por lo cual se practican ciertas técnicas de yoga, como el orgasmo prolongado sin eyaculación, para asegurar que se mantenga el equilibrio correcto de las fuerzas del Yin y el Yang.

Mientras que resulta fácil ver estos ritos simplemente como licencias para la promiscuidad, los seguidores del tantrismo creen genuinamente que sus actos evocan y aprovechan unos poderes superiores.

De dónde provienen estas fuerzas aún no se sabe, pero nadie que haya sentido la flecha de Cupido pueden atreverse a dudar de su existencia. Es un sentimiento repentino que se instala en la vida de una persona y lo cambia absolutamente todo.

S&

Te puede interesar