Guillermo y Enrique, juntos y unidos por primera vez desde la entrevista de Meghan Markle

Actualidad 17 de abril de 2021 Por redacción WTF
El protocolo de la ceremonia de despedida de su abuelo, Felipe de Edimburgo, alejó físicamente a los hermanos, pero cuando acabó la ceremonia se fueron juntos.
RL2GMW75A5BONKDHVQBYXLIVRM

En el mismo lugar donde hace casi tres años se casaba Enrique de Inglaterra con Meghan Markle se celebró el funeral por su abuelo, Felipe de Edimburgo, y los hermanos Guillermo y Enrique se encontraron luego de la explosiva entrevista de Markle con Oprah, en la que dejó muy mal parada a la familia real.

Los hijos de Diana de Gales y Carlos de Inglaterra no se veían desde hacía 14 meses, por lo que los encargados de protocolo decidieron separarlos y poner en medio al primo Peter Phillips, el hijo de Ana de Inglaterra.

En la capilla, Guillermo estuvo junto a Kate Middleton, que acompañó el luto con un look que dio la vuelta al mundo Enrique estuvo solo, ya que Meghan Markle no viajó a Londres.

 Ambos adoraban a su abuelo, que además de adorar a Diana de Gales, se acercó mucho más a ellos para cuando ella murió.

Felipe de Edimburgo tenía debilidad por Enrique, igual que le sucede a Isabel II. Su carácter bromista conquistó a sus abuelos.

Carlos de Inglaterra, situado en la cabeza del cortejo junto a su hermana Ana, tampoco tuvo ningún momento de cercanía con su hijo Enrique. El duque de Sussex confesó a Oprah Winfrey que su padre no respondía sus llamadas desde que se marchó a California. Lo que está por ver es si este momento de dolor por la pérdida de su progenitor ha ablandado al príncipe de Gales, que se dejó ver triste y sombrío.

 
Tantas miradas puestas en los hermanos desviaron algo la atención en Andrés de Inglaterra, a quien su madre apartó de la vida oficial por su vinculación con el pedófilo Jeffrey Epstein.

El segundo hijo varón de Isabel II intentó recuperar su uniforme de almirante para la ceremonia, lo que hizo saltar las alarmas de posibles controversias y provocó que el protocolo terminara por decretar que nadie llevara uniforme militar. Se trataba también de evitar que Enrique fuera el único que llevara chaqué en el cortejo fúnebre, ya que, privado de honores militares por su decisión de alejarse de la familia real, no podría haberse vestido de uniforme.

La retrasmisión de la ceremonia evitó los primeros planos y se concentró en imágenes panorámicas del solemne acto. Aunque no fue un funeral de Estado, reunió muchos de los requisitos de las grandes ocasiones: amplia representación del ejército, banda militar, estandartes y hasta el enganche, con los guantes gastados del duque y la manta con la que se cubría. Y, como en las grandes familias británicas, el personal de servicio formado, de punta en blanco, para despedir al señor de la casa.

Todo este despliegue permitió blindar a Isabel II, que se dejó ver por primera vez en público tras el fallecimiento de su esposo. También ayudó la mascarilla que llevaba y el enorme sombrero. Aun así, los pocos planos que se tomaron de ella mostraron la soledad y la fragilidad física de una mujer que el miércoles cumple 95 años. Pero en medio de tanto dolor, tuvo una buena noticia: Guillermo y Enrique, acompañados de Kate Middleton, abandonaron juntos, y hablando, la capilla de San Jorge.

Te puede interesar