Con lo justo, Brasil derrotó a Chile y se metió en semis de la Copa América

Deportes 02 de julio de 2021 Por S&
El equipo de Tité ganó por 1-0 con gol de Paquetá. Después aguantó porque jugó casi un tiempo con 10 por una brutal patada de Gabriel Jesús.
brasil
Brasil pasó con lo justo.

Suele ganar y con contundencia Brasil cuando juega muy bien. También suele culminar con una sonrisa cuando juega a media máquina. Y la mala noticia para los equipos que pretenden quedarse con la Copa América 2021 es que el Brasil de Tite se impone jugando mal: con poco brillo y pidiendo la hora, la Verdeamarela le ganó 1-0 a Chile y jugará una de las semifinales contra Perú.

Se plantó bien Chile en el campo de juego. Y decir “se plantó bien” es un lugar común, porque el estado del campo de jugo del Nilton Santos volvió a ser paupérrimo. Si las autoridades de la Conmebol quieren que la Copa América compita con la Eurocopa, lo primero que deben lograr es presentar terrenos de juegos como mínimo aceptables. Pero a pesar de las dificultades, los dirigidos por el uruguayo Martín Lasarte se sintieron más cómodos en la primera parte. Suele el Brasil de Tite ceder la pelota y el terreno para salir rápido de contra, aunque ayer no pudo por la buena circulación de balón de los chilenos y por lo irregular del césped. Apenas tres situaciones de riesgo generó en la etapa inicial: un remate desde lejos de Danilo, una volea fallida de Firmino tras centro de Neymar y un mano mano que Gabriel Jesús perdió con Bravo.

 
Chile jugó con paciencia. Hizo todo bien hasta 3/4 de cancha: presionó y se pasó con precisión la pelota. Le faltó fuerza arriba. Se notó demasiado que Alexis Sánchez llegó con lo justo por la molestia muscular que arrastra. No pudo gambetear el delantero de Inter de Italia; sí se sumó al circuito de pases. Dos remates de lejos de Pulgar, un cabezazo de Sierralta a la manos de Ederson, un disparo cruzado de Eduardo Vargas y un par de desbordes de Eugenio Mena fueron las acciones más importantes de los visitantes.

El segundo tiempo arrancó con todo. Tite mandó a la cancha a Paquetá por Firmino para equilibrar el equipo y la modificación le dio resultado a los pocos segundos: Paquetá se asoció con Neymar y el zurdo definió de zurda. Iba un minuto. La siguiente acción fue la expulsión de Gabriel Jesús por una patada a la altura de la cabeza de Mena. Desde entonces se armó otro partido.

Lo buscó y los buscó Chile. Lasarte puso a varios delanteros en cancha. Brasil se defendió con 9 y dejó solo arriba a Neymar, que creció en esa circunstancia. A Ney le tapó un mano a mano Bravo. Y Chile hizo méritos para lograr la igualdad. La más clara fue un cabezazo de Ben Brereton (entró por Alexis Sánchez) que impactó en el travesaño. En las restantes, siempre respondió Ederson, una de las figuras.

Aguantó Brasil en los minutos finales. Se refugió bien cerca de Ederson y no dejó espacios libres. La pelota la tuvieron siempre los chilenos, pero carecieron de ideas en los metros finales. Se repitió en centros desde los costados y crecieron las figuras de Casemiro, Thiago Silva y Marquinhos.

Se quedó sin fuerzas Chile y el partido se consumió. No pudo ser la revancha del duelo del Mundial 2014, cuando Brasil los eliminó en los penales por los octavos de final. Fueron ocho los futbolistas que fueron titulares en ambos encuentros (Bravo, Medel, Isla, Mena, Aránguiz, Vidal, Vargas y Sánchez).

Ganó Brasil y sigue implacable. Jugando como anfitrión de este certamen apenas perdió uno de 35 partidos: ganó 25 y empató 9; marcó 101 goles y le convirtieron 15. Y se coronó en las anteriores cinco ediciones (1919, 1922, 1949, 1989 y 2019).

“Perdimos ante el gran candidato, pero en estos partidos se necesita un árbitro que tenga los pantalones y que no se haga el payasito”, disparó en el final Arturo Vidal contra Loustau.

 

S&

Te puede interesar