El fútbol argentino está de luto: murió José Yudica, uno de los grandes entrenadores de la historia

Deportes 23 de agosto de 2021 Por S&
Tenía 84 años. Se destacó como futbolista y brilló como DT, donde logró salir campeón con tres equipos diferentes: Quilmes, Argentinos y Newell's.
Yudica

El fútbol argentino está de luto. José Yudica, uno de los entrenadores más ganadores de la historia del fútbol nacional, murió este lunes a los 84 años. 

El Piojo, como era conocido en el ambiente, fue el hombre que condujo a Argentinos Juniors a su mayor conquista, la Copa Libertadores de América de 1985 -también ganó el Nacional de aquel año- . Y estuvo además a nada de ganar la Copa Intercontinental cuando el Bicho de La Paternal fue a Tokio y sucumbió recién en los penales con la todopoderosa Juventus de Michel Platini y Michael Laudrup.

Pero su gran obra no empezó ni terminó allí. También fue quien años antes había llevado a Quilmes a ganar su primera estrella en el Metropolitano de 1978 y más tarde manejó un Newell's repleto de estrellas, con Gerardo Martino como emblema, que dio la vuelta olímpica en la temporada 1987/1988 en la era pre Bielsa.

"Me sucedió lo que, quizás, no le sucede a nadie. Ser hincha del club, exjugador y, además, entrenador campeón. Es como una de esas películas que no se olvidan", reconoció Yudica, ya con el trofeo en sus manos.​ Se convirtió así en el primer DT argentino en sacar campeones a tres clubes diferentes. Y sin necesidad de estar en un grande. El único poderoso que condujo fue a San Lorenzo de Almagro y fue quien se encargó de lograr el retorno a Primera División en 1982 con una campaña memorable -tomó las riendas en reemplazo de Juan Carlos Lorenzo- que le permitió recuperar la categoría en apenas un año.

​Su carrera como DT había comenzado en Altos Hornos Zapla, el equipo jujeño que solía jugar los viejos torneos Nacionales. En el equipo norteño realizó un trabajo metódico y ejemplar transformando a jugadores aficionados en semiprofesionales, con los que disputó un excelente campeonato en 1974 y estuvo muy cerca de la clasificación a la ronda final. También se sentó en el banco de Colón, Estudiantes, Unión, Vélez, Deportivo Español, Platense, Deportivo Cali y Pachuca. Su última experiencia había sido en 1998, en el último de sus cuatro ciclos como DT de Quilmes.

 
Desde entonces seguía conectado con el fútbol, aunque ya sin oportunidades para poder mostrar sus conocimientos. Estaba afincado en Banfield, el lugar que eligió para vivir y se lo solía ver activo, caminando a velocidad de wing izquierdo, por las calles del barrio, donde incluso tuvo una tienda de artículos deportivos.

Era un tipo directo, que sabía hacerse entender con los futbolistas y que no andaba con vueltas a la hora de enfrentar los problemas. 

"Cuando tuve problemas, a mí nadie me defendió. Ni los dirigentes siquiera. Muchas veces son ellos los que mandan a este tipo de gente a amenazar", resaltó Yudica allá por abril de 1992 cuando fue increpado por los violentos de la barra de Argentinos.

Como futbolista, Yudica fue un filoso wing izquierdo y tuvo una dilatada carrera. Nacido en Rosario el 7 de diciembre de 1936 -lo anotaron el 26 de febrero de 1937-, dio sus primeros pasos en el Morning Star de la ciudad santafesina y a los 12 ganó su primer torneo infantil, en una delantera que también incluía a Roberto Puppo, José Cerro, Eduardo Saladarrié y Rubén Farruggia.

Su debut como profesional fue en su querido Newell's Old Boys, donde jugó cuatro temporadas entre 1954 y 1958. Luego pasó por Boca, Vélez, Estudiantes, Platense, Quilmes, Deportivo Cali, Talleres de Remedios de Escalada y San Telmo. En total jugó 459 partidos y convirtió 80 goles. Fue campeón en Colombia y logró un ascenso a la Primera B con el Tallarín del Sur del GBA.

También registró un breve paso por la Selección. Disputó 4 encuentros y marcó un tanto en la Mayor. Antes, como juvenil, había participado de 11 cotejos con 4 gritos.

S&

Te puede interesar