Las teorías conspirativas de los atentados a las Torres Gemelas

Actualidad 11 de septiembre de 2021 Por redacción WTF
A horas de los ataques y durante años hubo decenas de teorías, como el e combustible de los aviones no podía derretir el hierro de las torres o que EEUU había organizado la tragedia.
613a18154dbd2portada-conspiracion-11s-jpg

Las  teorías conspirativas del 11 de septiembre aparecieron después de los ataques en 2001, y desde entonces, con el auge de las redes sociales no para de crecer.


Aunque existen informes de la Comisión del 11 de Septiembre, de las agencias gubernamentales de Estados Unidos y de los grupos de expertos que echan por tierra cualquiera de las versiones, siguen en auge.

De hecho, el  movimiento de la Verdad del 11 de Septiembre sigue en actividad y dice que se han ocultado los hechos. Tienen el respaldo de políticos de alto nivel, celebridades y figuras de los medios también han cuestionado la versión oficial.

 
Organizaciones como QAnon afirman que un "Estado profundo" estadounidense es responsable de los ataques Películas conocidas como "Loose Change" han reforzado muchas de las falsedades que circulan.

Uno de sus fundamentos es que las torres se desplomaron y no podía ocurrir esto con aviones. "El combustible para aviones no puede derretir vigas de acero".

Esta afirmación sugiere que las Torres Gemelas del World Trade Center fueron demolidas por explosivos.

Pero según un informe oficial, los aviones estrellados dañaron considerablemente las columnas de soporte de ambas torres y se desprendieron los materiales resistentes al fuego.

Además, los incendios alcanzaron los 1.000° C en algunas áreas, lo que provocó que las vigas de acero se deformaran y el eventual colapso de los edificios.

El colapso del 7 World Trade Center, un rascacielos de 47 pisos en las cercanías de las Torres Gemelas, ha atraído muchas teorías de conspiración, algunas de las cuales fueron tendencia en las principales redes sociales en el aniversario del 11 de septiembre del año pasado.

Este edificio, que contiene oficinas de la CIA, el Departamento de Defensa y la Oficina de Manejo de Emergencias, se derrumbó horas después de las Torres Gemelas sin ser alcanzado por un avión ni atacado directamente.

Pero en 2008, una investigación de tres años realizada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología concluyó que se había derrumbado debido a incendios intensos y descontrolados, que duraron casi siete horas, iniciados por los escombros de la caída de la cercana Torre Norte.


El hecho de que el colapso del 7 World Trade Center fue anunciado en un informe en vivo por la corresponsal de BBC News, Jane Stanley, mientras el edificio todavía estaba visible detrás de ella, ha sido citado por teóricos de la conspiración como evidencia de que las principales organizaciones de medios de comunicación fueron parte del complot que llevó a los hechos.
 

Otra teoría en auge es que se dispararon misiles estadounidenses contra el Pentágono, como parte de un complot del gobierno, y que el agujero que quedó en el edificio era demasiado pequeño para haber sido causado por un avión de pasajeros.

Pero un miembro de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles le dijo a la revista Popular Mechanics que el tamaño y la forma del agujero se debieron a que un ala del Boeing 757 golpeó el suelo y la otra se cortó al impactar con el edificio.

Mientras tanto, el vuelo 93 de United Airlines se estrelló cerca de Shanksville, Pensilvania, luego de que los pasajeros intentaron quitarle a los secuestradores el control del avión.

Las teorías en internet afirman que fue derribado por un avión corporativo blanco que volaba hacia un aeropuerto cercano.

Pero los funcionarios de aviación habían pedido al avión que inspeccionara el área, lo que hizo, informando de evidencia de un gran agujero en el suelo del que salía humo.

El vicepresidente Dick Cheney reveló más tarde en su autobiografía que, tras el ataque a las Torres Gemelas, había ordenado el derribo de cualquier avión comercial que se creyera que había sido secuestrado.

Pero en el caos y la confusión que siguió al ataque, su orden no pasó a los pilotos de combate, según el informe de la Comisión del 11 de Septiembre.

La peor, sin dudas, es la versión antisemita, sostenida por los extremistas de EEUU: dicen que ningún judío murió en los ataques porque 4.000 empleados judíos en el World Trade Center habían recibido un aviso previo para que no se presentaran a trabajar.

Los creyentes en ella concluyen que el gobierno israelí montó los ataques para incitar a Estados Unidos a atacar a sus enemigos regionales o se responsabiliza a poderosas élites judías que controlan los acontecimientos mundiales desde las sombras.

Pero de las 2.071 víctimas que trabajaban en el World Trade Center el 11 de septiembre, se confirmó que 119 eran judíos y se cree que al menos otros 72 también lo eran.

Te puede interesar