La dieta de Jennifer López tiene seis reglas muy fáciles de seguir

Espectáculos 01 de octubre de 2021 Por redacción WTF
Se la diseñó la nutricionista de famosos Haylie Pomroy. Enseña a no estresarse por las calorías y a comer alimentos poco procesados. A ella le funciona.
257440

Haylie Pomroy, la nutricionista de las "celebrities" de EEUU, trabaja con Jennifer López para mantenerla en forma. Pero lejos de darle un menú, como hacen con muchas de las dietas, le da seis reglas que son fáciles de recordar.

Pomroy es autora del método "Metabolism Revolution", que contradice el ayuno, el conteo de calorías o la restricción de alimentos.  Es más: la regla número uno es desayunar.

J. Lo se desplaza en bicicleta

Estas son las reglas:

No dejar de desayunar. Antes de ir a trabajar, de hacer ejercicio o de encarar cualquier actividad, Pomroy  aconseja darle "gasolina" al cuerpo.  A media mañana volver a comer algo liviano: contrario a lo que aseguran los fanáticos del ayuno, la experta afirma que el metabolismo si no trabaja se arruina.

Comer alimentos poco procesados. Cuanto menos proceso, mejor. Los procesados son las galletas con conservantes, las comidas prefritas o los arroces o pastas que vienen listos para preparar. Elegir cosas simples: fruta, carne, verdura, pescado, huevo. Todo fresco y comprado en el almacén.

De todo un poco. La variedad es el mejor antídoto contra el hastío y aburrimiento que genera una dieta. La nutricionista recomienda planificar los menús semanales para no caer en tentaciones de última hora por falta de ideas a la hora de preparar la comida. Lo ideal es combinar diferentes vegetales, frutas y proteínas durante toda la semana.

No contar calorías. Cuando nos centramos en la cantidad de calorías de la comidas dejamos de lado frutas como la palta y la banana, fundamentales para la buena salud. Además, según Pomroy, si al cuerpo se le restringen bruscamente las calorías, el metabolismo entiende que hay hambruna y comienza a retener más grasas para la supervivencia. 

Comer lo que te gusta. La comida secreta endorfinas y reduce el estrés, con lo que el metabolismo mejora. La nutricionista aconseja comer lo que nos gusta, pero de la manera más saludable posible. La pizza, por ejemplo, mejor si es casera.

Caminar, caminar y caminar. Caminar y andar en bici de forma recreativa hacen magia con el cuerpo, porque el metabolismo usa las calorías que ingerimos. No hace falta morir en duras rutinas de gimnasio.

Te puede interesar