Max Verstappen ganó el GP de México y la definición de la F1 está al rojo vivo

Deportes 07 de noviembre de 2021 Por S&
El piloto de Red Bull logró una importantísima victoria superando a los dos Mercedes con una espectacular salida que le sirvió para aumentar su ventaja en el Mundial respecto a Hamilton a falta de cuatro carreras para el final.
max

Aún quedan 4 carreras y puede pasar de todo, pero lo cierto es que Max Verstappen está cada vez más cerca de lograr su primer título Mundial de F1 y de arrebatarle la oportunidad a Hamilton de conquistar el récord de 8 coronas. Mucho tendrían que cambiar las cosas en las citas que quedan, o que la mala suerte se cebe con él, para no verle en Abu Dhabi sentarse en el trono de Lewis.

Max Verstappen envió un mensaje de campeón en México. Ganó una carrera que parecía que se le había complicado el sábado por un mal final de clasificación y lo hizo sin errores, mostrando una fortaleza mental que debe asustar al británico. El líder del Mundial dio un zarpazo contundente y feroz, hiriendo más que nunca a su rival Hamilton ganando en México y dando un paso importantísimo hacia su primera coronación.

Un campeón no solo lo es por sus aciertos, también lo es por encajar los fallos y enmendar sus errores de forma rápida y sin dramas. Y en eso, Verstappen dio un recital en México. Un día antes, el neerlandés se había visto sorprendido por los dos Mercedes, que le arrebataron la pole, relegándolo a la tercera posición. Y entonces, pese al enfado, ya tenía claro lo que debía hacer: aprovechar su posición de salida. “Ha habido mucho polvo y eso espero que eso nos dé un poco de ventaja saliendo por el lado más limpio”, apuntaba. Y eso fue lo que hizo en un arranque espectacular. 

Puso mucho de su parte el poleman, Bottas. El nórdico lo hizo todo mal. Los dos Mercedes debían ir unidos para plantar una barrera ante Max e impedir que el neerlandés pasara. Pero fueron descompasados, cada uno a su bola. Aunque posiblemente eso es lo que se hayan ganado Lewis y Mercedes por haber dejado demasiado solo al finlandés en los años anteriores. Cuando se le necesitó, como este domingo, Bottas no ayudó.

Valtteri sabía que saliendo desde la pole, a 811 metros de la primera curva, el no tener el rebufo de nadie y entregar su estela a sus rivales le dificultaba mucho las cosas. Un equipo, en ese instante, hubiera pensado en defenderse de Max. Pero la ‘on board’ de Bottas le delata. Miró hacia la derecha por el retrovisor y vio a Hamilton cerca, casi en paralelo. Su mala salida impidió que Lewis pudiera cerrarse a la izquierda para hacerse con su rebufo. Estaban al lado. Pero Valtteri se equivocó de espejo. A la izquierda llegaba un avión, un cohete, un obús. ‘Mad Max’. 

El hecho de que Hamilton no pudiera cerrarse hacia la izquierda por la mala salida de Bottas, hizo a su vez que nadie tapara a Max, que aprovechó la situación como el mejor ‘killer’ de área. Se la dejaron botando y no dudó en marcar. Y lo hizo de chilena, dando espectáculo en la primera curva. El piloto de 23 años se apoderó de toda la estela de Bottas, se fue por el exterior, se emparejó con los dos Mercedes, y dio el golpe definitivo con una frenada estelar. Pisó el pedal mucho más tarde que sus oponentes para robarle la cartera a Hamilton y Bottas de una tacada, de forma espectacular. No les dejó ni un euro en el bolsillo.

Se hizo con el liderato y a partir de ahí no dio opción. Con un coche con mayor ritmo, Verstappen se dirigió hacia su novena victoria del año y amplió su ventaja en el Mundial respecto a Lewis de 12 a 19 puntos. Bottas, poniendo varios juegos nuevos al final para lograr arrebatarle a Max el punto extra de la vuelta rápida. Faltan solo 4 citas y Max no da síntomas de debilidad. Hamilton está más contra las cuerdas que nunca. Le duró poco la sonrisa del sábado.

‘Canta y no llores’, debió pensar Max, a ritmo de una de las canciones más famosas de México. ‘Porque ganando se alegran, cielito lindo, los corazones’. Esa es la clave para cualquier piloto. Max puede hacerlo este año porque su coche sigue demostrando que es el mejor en mayor número de pistas. Siempre tuvo madera de campeón. Tan solo necesitaba un coche que le permitiera pelear por ello. Y el actual Red Bull le permite marcar diferencias. Y no solo eso, también unas manos que brillaron este domingo con su salida y con un pilotaje seguro, rápido y sin errores. Y para colmo, tiene un temple digno de los grandes. Max no se pone nervioso. Parece como si esté jugando en el patio de su casa. Estaba en una posición difícil en el arranque, pero ni eso le hizo dudar. Y es que por mucho que Hamilton insista en ponerle nervioso, para Max, ganar es algo natural. Le sale solo. Tiene coche para hacerlo y no piensa en desaprovecharlo. Para demostración, la de México.

Captura de pantalla 2021-11-07 a la(s) 18.49.31Djokovic sigue haciendo historia: festejó en París y es el más ganador de Masters 1000

S&

Te puede interesar