Los 13 hermanos torturados en "la casa del horror" hablaron por primera vez: “Estuvimos al borde de la muerte”

Curiosidades 10 de noviembre de 2021 Por redacción WTF
El caso de la familia Turpin conmovió al mundo entero. En 2018 una de las hermanas logró escapar y encontrar a la policía. Vivían encadenados, desnutridos y abusados por sus padres.
turpin-family-case-twist-cadaver-dogs-search-more-victims-pp-

El caso Turpin es un caso de maltrato infantil y cautiverio descubierto en Perris, California, Estados Unidos, en el que David y Louise Turpin tenían prisioneros a sus trece hijos hasta que en 2018, una de las hijas de 17 años, escapó y contactó con la policía.

Los trece hermanos tenían edades comprendidas entre los 2 y los 29 años, y siete de ellos tenían más de 18 años en el momento del arresto de los padres y vivían en condiciones insalubres, bajo amenazas y torturas.

 Según los investigadores, los mayores estaban tan desnutridos que parecían ser mucho más jóvenes. La mayor, una mujer de 29 años, pesaba solo 37 kilos. Algunos de los hermanos parecían carecer del conocimiento básico del mundo, no estaban familiarizados con lo que eran la medicina y la policía.

Vivían encadenados a las camas, agredidos, maltratados y abusados sexualmente. Jordan, la entonces adolescente que logró escapar, contó por primera vez cómo fue todo.

 “Vivo en una familia de quince personas y nuestros padres nos maltratan”, alertó la joven a las autoridades. “Todo mi cuerpo estaba temblando. Realmente no pude marcar el 911, creo que estábamos al borde de la muerte tantas veces”, contó.

“Era ahora o nunca. Si me pasaba algo, al menos moriría intentándolo”, dijo la joven. Los niños vivían a base de sándwiches de mortadela y mantequilla de maní, no tenían permitido hacer ejercicio y se les prohibió socializar entre ellos.

En condiciones sucias, solo podían ducharse una vez al año, y en ocasiones, los padres compraban juguetes para sus hijos, pero no les dejaban abrirlos, en una forma de violencia psicológica (también lo hacían con dulces).

Ahora, uno de ellos se ha graduado en la universidad, y varios van al colegio. Otros tienen trabajos estables y los más pequeños fueron adoptados por otras familias. Los trece se ven regularmente, aunque algunos han cambiado sus nombres.

En el momento del impactante hallazgo, las autoridades descubrieron a dos de los niños encadenados con hierros a la cama. Los padres, tras ser preguntados sobre el número de hijos que tenían, aseguraban tener trece. Pero lo que vieron sobre cada uno de ellos les hacía pensar que podían ser cualquier cosa menos sus descendientes.

Entre los cargos de los que fueron acusados, se presentaba crueldad infantil, tortura o detención ilegal. Por su parte, Louise hacía hincapié en que la felicidad de sus hijos “era lo más importante para ella”. “Lamento todo lo que les he hecho a mis hijos. Amo tanto a mis hijos, tengo la suerte de ser la madre de cada uno de ellos. Los amo más de lo que jamás podrían imaginar”.

 El 19 de noviembre, se transmitirá la entrevista exclusiva en el que Jordan y su hermana, identificada como Jane pero que prefería ser anónima, hablarán sobre lo que pasaron durante esos angustiosos momentos. “Casi me cambiaron pero me di cuenta de lo que estaba pasando e inmediatamente hice lo que pude para no volverme como ellos”, afirmaba esta última.

Te puede interesar