Los Pumas volvieron a sonreír ante Italia después de siete derrotas consecutivas

Deportes 14 de noviembre de 2021 Por S&
El seleccionado que lidera Mario Ledesma se impuso 37-16 en Treviso. La semana próxima enfrentará a Irlanda en el final de la gira europea.
Captura de pantalla 2021-11-14 a la(s) 09.09.10
Juan Martín González a punto de apoyar el segundo try de Los Pumas ante Italia.

Punto final para la racha adversa y eso es un motivo de satisfacción, más allá de que no se haya logrado con un juego brillante. Después de siete derrotas consecutivas, Los Pumas​ pudieron retirarse victoriosos de un campo de juego: derrotaron 37-16 a Italia en Treviso en su segundo partido de la gira europea que tendrá su último capítulo el domingo 21 frente a Irlanda en el Aviva Stadium de Dublín.

Ciento diecinueve días habían pasado desde la última victoria argentina, el 17 de julio frente a Gales por 33 a 11 en el Principality de Cardiff. En el medio, una cadena de derrotas, una ristra de lesiones y una marcada merma de rendimiento, aunque la semana pasada, ante Francia, se habían visto señales de mejoría. Por eso, el duelo con un rival a priori inferior parecía una oportunidad inmejorable para poner fin a la mala racha.

No le demandó mucho tiempo a Argentina tomar ventaja. A los 9 minutos, Emiliano Boffelli, que unos segundos antes había fallado un penal accesible, saltó muy bien, ganó una pelota en altura tras un kick y se la cedió a Marcos Kremer para que el concordiense corriera y apoyara el primer try del partido. Fue Boffelli el encargado de acertar la conversión y también de ampliar la ventaja seis minutos después con un penal.

Poco antes de que se cumpliera media hora de juego, el equipo de Mario Ledesma, que marcaba una clara superioridad en el juego, estiró su renta en una maniobra que comenzó con una recuperación tras un tackle de Thomas Gallo, siguió con un rastrón de Jerónimo De la Fuente y terminó con el joven mendocino Juan Martín González (el domingo cumplirá 21 años) dentro del ingoal rival. Otra conversión de Boffelli dejó el marcador 17-0.

Sin embargo, el limitado equipo italiano, que la semana pasada había perdido 47 a 9 frente a Nueva Zelanda, se acercó en los últimos 10 minutos del primer período gracias a dos penales del zurdo Paolo Garbisi y animó a los 5.000 espectadores que colmaron el pequeño Stadio Comunale Di Monigo.

Una muy linda maniobra, con una recuperación de Mateo Carreras, precisión en el manejo y aprovechamiento del ancho del campo, permitió que en el arranque del complemento Matías Moroni apoyara contra la bandera izquierda el tercer try y le otorgara una dosis de tranquilidad a Argentina, refrendada por otro acierto con el pie de Boffelli.

Pero Italia, que no derrota desde hace un lustro a un equipo del Tier 1 (20-18 frente a Sudáfrica en noviembre de 2016), no se dio por vencida y se acercó con un try del galés Stephen Varney, uno de los cinco extranjeros nacionalizados que la Azzurra presentó en la alineación titular en este duelo (entre ellos, los argentinos Ignacio Brex e Iván Nemer).

La conversión y luego un penal de Garbisi pusieron al equipo dirigido por el neozelandés Kieran Crowley a solo ocho puntos (24-16). Sin embargo, otra prolija jugada de Los Pumas, con paciencia y precisión a la salida de un scrum, terminó con el try de Santiago Cordero. Luego, un penal del tucumano Nicolás Sánchez (había entrado por Santiago Carreras) estiró la ventaja a 32-16.

A cuatro minutos del final, la victoria argentina terminó de consolidarse con un try de Facundo Bosch, otro de los que había ingresado para refrescar al equipo (sustituyó al capitán Julián Montoya). Entre esos hombres de relevo también estuvo el primera línea Ignacio Calles. Así, el tandilense que se desempeña en el en Pau de Francia se convirtió en el 880° jugador que debutó con la camiseta de Los Pumas.

“Si bien en el partido pasado habíamos dado un paso adelante, era muy importante conseguir una victoria. Laburamos muy fuerte en la semana y fue gratificante ver que hoy plasmamos todo lo que practicamos durante casi 80 minutos y eso nos dio resultados”, resaltó Julián Montoya, quien reconoció que el equipo todavía tenía “un montón de cosas por corregir”. “Tenemos una semana más para seguir trabajando. Después de disfrutar esta victoria, pensaremos en Irlanda”, añadió.

S&

Te puede interesar