Suiza aprueba un sarcófago para que la gente se suicide asfixiada

Curiosidades 08 de diciembre de 2021 Por redacción WTF
Lo creó el médico australiano Philip Nitschke, apodado "doctor muerte". Suiza aprobó su venta al público. El usuario muere asfixiado con nitrógeno.
XOXCDKTAW5GHHEUQEDYWJQR37Q

Suiza aprobó la venta y uso de Sarco, una cápsula de aspecto futurista que sirve para los suicidios sin asistencia y que ya ha generado terror y duras críticas en el mundo. La máquina, que permite a los usuarios administrar su propia muerte en cuestión de minutos, fue creada por el defensor de la eutanasia Philip Nitschke.

Sarco tiene paneles transparentes y al presionar un botón en el interior de la cápsula, la máquina se llena de nitrógeno líquido, una sustancia no regulada que se puede comprar fácilmente. Esto reduce el nivel de oxígeno dentro de la cápsula, lo que hace que el usuario se sienta “ligeramente borracho” antes de morir asfixiado.

Lo peor de este invento es que quien evalúa el uso y venta del aparato es un robot: una prueba monitoreada por inteligencia artificial determina la aptitud mental del suicida. Si no se pasa la prueba, no se abre la escotilla.

Según Nitschke, el objetivo de la máquina, que se estrenó en la Bienal de Venecia en 2019, es “permitir a los adultos racionales la opción de una muerte pacífica, electiva y legal en un ambiente elegante y con estilo”.

“Puedes remolcarlo y tenerlo con vista a los Alpes o los lagos. Cuando estés listo, te despides, usas el código para entrar, baja el dosel, presiona un botón y mueres en unos minutos. Es una muerte muy pacífica “, explicó.

La cápsula en sí es biodegradable y se puede separar de la plataforma inferior para usarla como ataúd para el entierro o la cremación.

“No estoy sugiriendo que Sarco sea la taza de té de todos, pero parece ser la taza de té de muchas personas”, dijo Nitschke sobre su invento. “Este es el día más importante de tu vida, el día que mueres. Es algo que no hay que esconder, debe ser elocuente y hermoso”.

Apodado como el “Doctor Muerte”, Nitschke es todo un “gurú de la esutanasia”, que cree firmemente en que las personas tienen derecho a decidir cómo mueren, sean pacientes terminales o no, una causa que defiende desde su fundación Exit International y en publicaciones como el libro “The Paceful Pill (La pastilla tranquilizante), un manual para el suicido.

“La objeción más común (a la eutanasia) es que no existe el suicidio racional y que el deseo de morir es, por definición, el resultado de una enfermedad psiquiátrica. Rechazo esa idea”, le dijo Nitschke a Vice en una reciente entrevista.

Su máquina, “El Sarco”, puede ser operada completamente por el usuario, ya que no requiere supervisión médica. Los planos pueden ser descargados por internet, las partes pueden imprimirse en una impresora 3D y el nitrógeno, elemento esencial para inducir la muerte, puede ser comprado legalmente.

Te puede interesar