El catarí Nasser Al-Attiyah ganó el rally Dakar 2022

Deportes 14 de enero de 2022 Por S&
El piloto de Toyota se coronó campeón por cuarta vez en el rally, igualando la marca de Ari Vatanen.
Captura de pantalla 2022-01-14 a la(s) 11.37.07

Nasser Al-Attiyah ya tiene el Dakar que tanto deseaba. Cerquita de Qatar, su país natal, en pleno Oriente Medio, el ‘Príncipe de las dunas’ logró su cuarto ‘touareg’ de bronce, el primero en Arabia Saudí. Nasser conquistó su primera corona en 2011 con Volkswagen, el segundo en 2015 con MINI, y los otros dos junto a Toyota, llevando a la firma nipona a lo más alto en 2019 y 2022. 

La tercera edición en el país saudita fue la vencida para Nasser, quien sin duda ganó su Dakar más especial. En los años anteriores lo había intentado, pero siempre frenado por la superioridad delos buggies. Al-Attiyah se quejaba de la normativa, ya que con la rueda más pequeña de su anterior T1 se pinchaba mucho más que las de los MINI de Sainz y Peterhansel. Este año, las reglas cambiaron con la creación de la categoría T1+, y según Nasser, eso igualó las fuerzas, ya que los coches de esta nueva clase tendrían misma rueda y recorrido de suspensión. Para el catarí, como dijo a MD, eso fue lo que marcó la diferencia. En los años anteriores, sufriendo muchos pinchazos rozaba el triunfo. Y este curso, sin ellos, ganó de forma contundente.

FI5c0p3XIAQJKCE

Pero realmente, siempre quedará la duda de lo que hubiera sucedido en este Dakar BRX (con Loeb y Roma) y el nuevo Audi de Sainz y Peterhansel hubieran podido librar una igualada batalla contra el Tpyota de Nasser más allá de la etapa 1. El ganador podría haber sido el mismo, pero posiblemente con más complicaciones. 

A Nasser le salió el ‘póker’ de dakares en su primera mano, en la primera etapa, debido a que la mayoría de sus rivales se perdían en un último way point. Muchos pilotos y copilotos de todas las categorías aseguraban que el roadbook era incorrecto. Los que más, dos de los grandes perjudicados, Carlos Sainz y Nani Roma, fuera de juego desde la primera jornada.

“Encontramos el camino porque somos los mejores”, apuntó Al-Attiyah a este diario, asegurando que fue su copiloto Matthieu Baumel el que ganó medio Dakar con aquella acción, indicándole a último momento que fuera por el camino de la izquierda y no por el de la derecha, algo que Nasser considera que es fruto de las muchas carreras que realizan juntos durante el año, algo que otros pilotos no hacen.

Loeb no pudo ni inquietarlo
Nasser disponía de 12 minutos de ventaja sobre Loeb desde ese primer día. Y esa lucha quedó casi sentenciada en la etapa 3 por dos pinchazos de Loeb y un fallo en la transmisión. Nasser aplastó en la etapa 4 ganando la especial, su segunda de este rally más la prólogo, y a partir de ahí pasó de atacar a conservar. 

Tenía el rally en el bolsillo y solo tenía que gestionar su margen. Lo hizo a la perfección, sin apretar ni arriesgar lo más mínimo, lo que dejó la gran duda de saber cuánto de rápido era el Toyota en comparación a un Audi muy competitivo durante la segunda semana una vez solventados varios problemas mecánicos menores que sufrió la firma de los cuatro aros en las primeras 6 especiales.

La octava etapa, su único susto
Nasser solo se llevó un susto. Fue en la octava etapa. Ahí, el piloto catarí rompió el diferencial trasero al inicio de una especial que empezaba con nada menos que 200 kilómetros de dunas. Nasser ganó el otro medio Dakar ese día, sorteando las dunas durante más de 150 kilómetros con solo dos ruedas motrices, sin quedarse enganchado y reduciendo pérdidas. La carrera más dura del mundo no suele avisar. Aquello sí fue un toque de atención a Nasser. Debía no tomar riesgos para evitar que algún problema le quitara su trofeo. Y así es como llegó a la meta de este viernes en Jeddah. Fue calmado no, lo siguiente. 

Paseo triunfal en la última etapa
Este viernes Nasser protagonizó un paseo triunfal. Tanto es así que en el punto de control del kilómetro 39, Nasser perdía ya 3 minutos respecto al mejor en ese punto. Y en el kilómetro 120 cedía 5’31. No quería ir a por la especial. Fue conservador, disfrutando del paisaje para levantar las manos en meta, ya como tetracampeón, cediendo más de 7 minutos respecto al ganador de la etapa, su joven compañero de Toyota, Lategan, que evitó por solo 49 segundos otra victoria de Audi, en este caso de Peterhansel. Por su parte, Carlos Sainz fue 15º en la etapa 12, cediendo tiempo al abrir pista tras sumar su segunda victoria en este Dakar del día anterior. 

S&

Te puede interesar