Florencia Kirchner subió preocupantes fotos a Instagram y se convirtió en TT

Curiosidades 20 de enero de 2022 Por redacción WTF
La hija de la vicepresidenta argentina está extremadamente delgada, al punto de parecer un esqueleto. Ya pasó un año internada en Cuba por problemas físicos y psíquicos.
HUQXDSWOXZCU3I5HAUCPW2NHA4
Florencia Kirchner, causa preocupación la delgadez de la hija de la vicepresidente.

Florencia Kirchner, la hija de Cristina Fernández y Néstor Kirchner, generó preocupación entre sus seguidores de Instagram con la foto que posteó, y de inmediato se convirtió en tendencia.

Flor, de 31 años, está en un baño y parece un esqueleto: se le marcan los huesos del pecho, algo que sucede cuando la delgadez ya es demasiado extrema.

"Un baño de visitas. Jugando con el fuera de foco. Yo también hago estas boludeces (cuando nadie me ve), posteó”.

"Mamá, Flor no está nada saludable. Ocupate de ella en vez de encubrir tus delitos. ¡Gracias!", posteó en Twitter Déborah Kahan, especialista en marketing y comunicación. E insistió: "¡Hagan algo ya! ¡Please! Flor K no está bien".

Florencia, hija menor de los Kirchner, pasó más de un año en Cuba por un tratamiento médico y volvió a Buenos Aires justo en momentos en que se desató la pandemia de coronavirus. 

La joven había viajado en febrero de 2019 a La Habana para participar de un seminario de guion de cine y, por problemas de salud, no pudo regresar a la Argentina.

Florencia Kirchner
Flor K hace unos años. cuando no sufría de delgadez extrema

De acuerdo al diagnóstico que difundió la propia Cristina Kirchner en aquel momento, la joven estaba afectada por “trastorno de estrés postraumático; síndrome purpúrico en estudio, polineuropatía sensitiva desmielinizantede etiología desconocida, amenorrea en estudio, bajo peso corporal y linfedema ligero de miembros inferiores de etiología no precisada”.

Por ese motivo permaneció internada algunos meses en el Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas (CIMEQ) de Cuba, para recuperarse de una “enfermedad psíquica”, según contó la propia cineasta en una de sus primeras publicaciones en su cuenta de Instagram.

“Mientras nos exponen frivolidad hasta las costillas. Está bien mostrar tu pareja, tus hijxs, el cuerpo de gimnasio, la ropa, la plata, la fiesta, el trucho reviente, pero ante enfermedades psíquicas, y el dolor: que exista una nueva boca cerrada. No me da vergüenza, ni tampoco es desahogo. Es usar la palabra para otrxs, y también para mí”, remarcó en aquella ocasión.

Cuando regresó a Argentina la internaron en el sanatorio Otamendi, una clínica privada de Buenos Aires. Luego le dieron el alta y ahora hay preocupación por la salud de la joven, que es madre de una niña llamada Elena.

69520872_2671416569557015_6435702588305309696_oHarry Styles arrasó en Argentina y México: entradas agotadas en horas

Te puede interesar