Macron o Le Pen, a todo o nada en un balotaje que define el futuro de Europa

Actualidad 24 de abril de 2022 Por Telam
Casi 50 millones de franceses participarán para definir su futuro presidente: un nuevo mandato para actual o el ascenso de la aspirante de extrema derecha.
a225bf95-29f0-4f2d-bc40-3cc277740c06_alta-libre-aspect-ratio_default_0
Macron o Le Pen

Los franceses definen este domingo a su futuro presidente en un nuevo balotaje entre el actual mandatario y candidato a la reelección, Emmanuel Macron, y la aspirante de extrema derecha Marine Le Pen, un duelo mucho más ajustado que el de 2017, cuya definición dependerá en gran parte de la movilización del electorado de izquierda.

En total, unos 48,7 millones de personas -más de 1,6 millones residentes en el extranjero- conforman el padrón electoral de estos comicios.

Si bien Macron lideró la primera vuelta con 27,85% de los votos frente al 23,15% de su rival, la distancia estimada para el balotaje sigue siendo estrecha y se situaría entre los seis y 15 puntos porcentuales, según diferentes encuestas. Un margen reducido comparado con los más de 30 puntos de ventaja con el que derrotó a la aspirante de ultraderecha cinco años atrás.

Desgastado tras un gobierno marcado por sucesivas crisis y un importante malestar social, el mandatario no cuenta con la frescura de antaño y causa un rechazo creciente entre las clases populares.

Una situación de la que intenta beneficiarse su rival, quien se presenta como "madre de familia" y protectora de los "más vulnerables" en un contexto de encarecimiento del costo de vida, impulsado primero por la pandemia y actualmente por la guerra en Ucrania.

Veinte años después de que su padre Jean-Marie Le Pen accediera sorpresivamente a la segunda vuelta y todos los partidos llamaran en bloque a votar contra la extrema derecha, el conocido como "frente republicano" ya no es unánime y tiene menos eco en un país en el que los partidos tradicionales de gobierno -socialistas y conservadores- sufrieron sus peores derrotas electorales.

Sólo tres candidatos instaron a sus bases a votar de forma explícita por Macron, mientras que el aspirante de izquierda y tercero en la contienda Jean-Luc Mélenchon (21,95%) pidió "no dar ni un solo voto a Le Pen" pero sin descartar el voto en blanco o la abstención como alternativas.

Sus 7,7 millones de votantes son los más codiciados por ambos candidatos, que en estas semanas de campaña multiplicaron los guiños hacia la izquierda y no dudaron en readaptar sus propuestas.

Le Pen

Le Pen

Le Pen, quien hizo del poder adquisitivo -la mayor preocupación de la opinión pública- su caballo de batalla electoral, reiteró estos días su "ambición social" y su lucha por "salarios y jubilaciones dignas", "por un sistema sanitario de calidad" y "por una vivienda digna", si bien en su proyecto defiende que el acceso a las ayudas sociales y el empleo sean prioritarios para los franceses.

También insistió en sus medidas sociales, como bajar el IVA del 20 al 5,5% a los consumos energéticos o eliminarlo directamente para una canasta básica de 100 productos alimenticios si la inflación supera en al menos un punto porcentual al PIB.

Situada al otro extremo del arco político, la líder de Agrupación Nacional se distanció incluso de algunas de sus propuestas más polémicas -como la prohibición del velo islámico en la vía pública- e intentó hacer del balotaje un referendo contra Macron, con la esperanza de que la decepción de los electores de izquierda con su Gobierno eclipse su programa de ultraderecha.

"O la división, la injusticia y el desorden impuestos por Emmanuel Macron en beneficio de unos pocos, o la reunión de los franceses en torno a la justicia social y la protección", defendió.

Macron

Macron

Macron, en cambio, intentó distanciarse de la imagen de "presidente de los ricos" y alejado de los franceses y multiplicó sus desplazamientos por el país, principalmente en zonas donde Le Pen y Mélenchon resultaron ganadores en la primera vuelta. Un giro radical con respecto a la primera etapa de la campaña, en la que apenas había ido al terreno, ocupado por su rol de mediador en la guerra en Ucrania.

En las calles Macron escuchó reiteradas críticas a su programa social, especialmente hacia su propuesta de aumentar la edad jubilatoria de 62 a 65 años, y se dijo dispuesto a cambiarla a los 64, a la vez que anunció que vinculará las jubilaciones a la inflación.

Pero la mayor apuesta del mandatario para atraer a este electorado fue centrarse en la defensa del medioambiente, al afirmar que en caso de victoria su política "será ecologista o no será".

En ese sentido, prometió transformar a Francia en la primera "gran nación en salir del petróleo, gas y carbón" y nombrar un primer ministro encargado de la "planificación ecológica", una propuesta hecha previamente por el propio Mélenchon.

Centrarse en el tema de la ecología permitió al mandatario saliente enfrentar su proyecto de manera frontal y abordable al de Le Pen y de presentarse como defensor ante los múltiples "peligros" de la extrema derecha.

"El 24 de abril es un referendo a favor o en contra de la Unión Europea, la ecología, la juventud y nuestra República", dijo Macron, quien calificó a la segunda vuelta como una "verdadera elección de civilización".

Convencer abstencionistas

El otro gran desafío de este balotaje será el de convencer a los abstencionistas, que en la primera vuelta superaron el 26,3% del padrón, en un país donde el voto es voluntario.

En medio de un contexto internacional convulso, las elecciones en Francia inquietan también a sus aliados europeos y norteamericanos, que ven en Le Pen una amenaza por su vínculos con el presidente ruso, Vladimir Putin, y su deseo de transformar a la Unión Europea en una "Europa de naciones" en la que primen los intereses nacionales.

Ante esta situación, los primeros ministros socialistas de Alemania, España y Portugal hicieron un llamado a los franceses para que voten por el "candidato demócrata", en referencia a Macron, en una tribuna publicada esta semana en el diario Le Monde.

Un pedido expresado también por el premier canadiense, Justin Trudeau, y el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en los últimos días.

En caso de llegar al poder, Le Pen podría convertirse en la primera presidenta en la historia del país, mientras que Macron rompería la racha de presidencias de un solo mandato de sus dos predecesores y sería el primer mandatario reelecto desde el conservador Jacques Chirac (1995-2007).

Derrame en GalápagosDesastre ambiental en Galápagos: se hundió un barco con 7500 litros de diésel

Te puede interesar