¿A qué le temes?

Curiosidades 08 de febrero de 2021 Por S&
La astrología demuestra que los miedos no deben dominarnos, porque son fruto de nuestras fobias antes que el resultado de peligros concretos.
fobias-poco-comunes-t

La astrología demuestra que los miedos no deben dominarnos, porque son fruto de nuestras fobias antes que el resultado de peligros concretos. 

A que le tema cada signo.

Aries 

Independientes

Secretamente, los Aries temen con horror no poder conseguir lo que se proponen. Sus fuertes expectativas están marcadas por este miedo, que explica el constante cambio de actitud en relación con los demás. Lo que estas personas necesitan aprender es que ningún hombre está solo y que también se puede triunfar teniendo en cuenta asimismo a los demás.

Libertad de actuar

La libertad de actuar independientemente de los Aries puede ser amenazada por la debilidad física. Tal vez por ello algunas personas de este signo se guardan muy bien de tener accidentes. 

Quizá esta debilidad explique también por qué estas personas son tan competitivas y desean que se reconozca bien que hacen las cosas. Es el temor a no triunfar; lógicamente, desde esta perspectiva evalúan todas las cosas de la vida. El miedo a que se frustren sus deseos de triunfo los lleva a montarse una sobrecarga de actividades. Desde dentro de sí mismos, una voz parece decirles: “Lucha por conseguirlo”.

Tauro

Conservadores

El mayor temor de los Tauro consiste en ver las cosas con inseguridad. Profundamente conservadores, nada les asusta tanto como sentir que su camino en la vida se vea amenazado. Sueñan con un mundo estático e inmovilista, sin ninguna alteración.

Guardando cosas estables

Los Tauro saben que las cosas no pueden ser las mismas ni estar en el mismo lugar durante todo el tiempo. Sin embargo, tienen verdadero terror de que cambien. Necesitan asegurarse un lugar aquí y ahora y se esfuerzan por acumular posesiones y riquezas.

Son de los que ven el mar desde la playa y en sus arenas diseñan su futura prosperidad terrenal. Esto explica su adicción a las rutinas fijas e inamovibles, y su obstinada resistencia a afrontar cualquier interferencia del exterior.

El problema fundamental para los Tauro consiste en que, sin cambio, es imposible el crecimiento, tanto en su sentido material como emocional. Siempre temerosos a dejar lo que tienen o lo que están haciendo, los Tauro no sólo no se arriesgan en los negocios, sino que también evitan los riesgos en el terreno del amor.

4955614a0fb5b5160bb5ddcd8d57a067¿Qué tipo de desafíos o aventuras te atreves a afrontar?

Géminis

Sin compromiso

Comprometerse con algo en particular necesariamente significa para los Géminis restringir su libertad de pensamiento, pues sienten la necesidad de diseminar sus energías alrededor de todas las posibilidades que ofrece la vida. En última instancia, optan por un fuerte compromiso de tipo universal y abarcador de todo.

Libertad de elegir

Encerrar a un Géminis dentro de una rutina estricta es la mejor garantía para que surjan todos sus miedos. En su pensamiento está presente la multiplicidad de posibilidades que ofrece la vida, y ello los lleva a buscar siempre alternativas paralelas. 

Otra situación que los atemoriza es verse forzados a no poder expresar sus emociones. El miedo a que sus profundos sentimientos queden soterrados en el silencio los llena de verdadero pánico, y provoca en ellos una fuerte inestabilidad afectiva, ya que tienden a vivirlo como una restricción al sentido de su libertad personal. La forma de conservar su felicidad es, por supuesto, la obsesión más fuerte que poseen, y en función de ellos muchos Géminis organizan su existencia. Los Géminis lo dan todo a cambio de la felicidad. 

Cáncer

Vivaces

El miedo de los Cáncer siempre está relacionado con la sensación de inseguridad en el terreno amoroso. Las dificultades que tienen con las personas y las cosas manifiestan esta misma raíz. Este signo necesita realizar una profunda reflexión sobre su relación con los demás.

Emociones fluctuantes

Los Cáncer tienden a tener una vida hogareña muy plena, tratan de rodearse de un gran número de familiares y, en general, hacen de la unidad familiar una cuestión cerrada e íntima. Gobernados por la Luna, los Cáncer pueden caer fácilmente en estados emocionales ambiguos, que dan lugar a grandes fluctuaciones, poniendo así en duda todo lo que los rodea en el plano afectivo.

Al mismo tiempo, caen en un estado de tristeza que, por lo general, se refiere a las pequeñas cosas de la vida cotidiana, aunque nunca sienten un miedo real y profundo. 

Leo 

Espontáneos

El mayor terror de Leo es ver disminuido su poder y sufrir una real pérdida de las grandes oportunidades que brinda la vida. Sin embargo, los Leo tienen elementos suficientes como para trabajar en contra de este temor. Los firmes y decididos Leo forman parte de un signo espontáneo.

Necesidad de impresionar

Los Leo se ven aterrorizados cuando pierden seguridad. Se desesperan por ser reconocidos y admirados por los demás y necesitan siempre confirmarse en los otros como verdaderos espejos de si mismos. Los Leo siempre tienen la necesidad de dar una impresión exagerada de sus actividades y logros, poniendo siempre de manifiesto lo que hacen, aunque se trate de cuestiones íntimas. Pero también pueden ser espectacularmente generosos.

Cuando su fama se ve quebrantada, los Leo caen fácilmente en una profunda depresión y, aparentemente, ninguna fuerza del mundo puede doblegarlos tanto como esta opresión. 

Virgo

Parcos

El miedo de los Virgo al caos y la confusión trabaja también en el nivel emocional y afectivo. Los Virgo muestran una inquietud conflictiva a la hora de expresarse sentimentalmente y tratan en todo momento de ejercer un control sobre todos los sentimientos, guardándolos bajo llave. Esta situación es la causa de muchos miedos.

Cuidar de los resultados

En su nunca consolidado mundo, los Virgo se obsesionan por todas las cosas. Temen en todas las circunstancias la pérdida de tiempo y ajustan sus horas a un orden estricto. Los conflictos que les acarrea el control del más mínimo detalle hacen que siempre se preocupe por el resultado final de todas sus actividades.

El pavor que sienten los Virgo ante el desorden muestra en definitiva su exceso de escepticismo hacia todo lo que no entienden y que es para ellos desconocido. Hasta que no logran un análisis exhaustivo de la nueva información que poseen, las cosas constituyen una verdadera amenaza. 

Libra

Inseguros

Ante la afirmación constante que necesitan, los Libra están convencidos de que “haciendo el amor, el mundo iría mejor”. Su adagio parece ser éste: “el amor hiere, pero no daña”. Las relaciones que Libra desarrolla en el plano afectivo tienen más que ver con el deseo que con la necesidad. Si logran un estatus positivo, consiguen trascender los miedos.

Comprometidos

En su deseo de ser buenos y, por lo tanto, populares, los Libra suelen granjearse muchos peligros enemigos. Se comprometen de tal modo con sus creencias y deseos, llevándolos hasta las últimas consecuencias, que pueden perder popularidad y prestigio, apareciendo como personas poco sinceras. Amparados por una suerte de muralla y empecinados tozudamente en sus invariables creencias, pueden adoptar el lema de “si no estás conmigo, estás en contra de mi”. En este sentido, los Libra se enfrentan con quien sea con tal de mantener en alto su buena reputación y su prestigio. 

Escorpio

Reservados

Escorpio es un signo que tiene un profundo conocimiento del poder de sus sentimientos. Por ello son tan reacios a demostrarlo. Si aprendiesen a aceptar que los demás pueden unirse a ellos sin necesidad de estar agazapados y el acecho, podrían ser más felices.

Disturbios interiores

Los Escorpio tienen reales dificultades en su interior, siempre llenos de complejas emociones y albergando en sus profundidades la disposición al conflicto. Como resultado de esta personalidad esencialmente problemática, aspiran al control, conquistando y buscando el poder sobre los demás, pues, de lo contrario, todo se convierte en una amenaza para ellos. Los momentos de dudas, en los cuales los temores aparecen en toda su extensión, son aquellos en los que, sintiendo en sus manos el control y habiendo adquirido posiciones de poder, se ven traicionados. Antes que afrontar los hechos por los que se han sentido dañados, alimentan un sentimiento de venganza.

Irónicamente, cuando esta “traición” se produce, la respuesta de Escorpio hace que sus verdaderos sentimientos de amor -aunque se manifiesten como odio- afloren de una vez. Ante este círculo vicioso, Escorpio debe ser cauto, haciendo que su necesidad no termine en un desastre. 

Sagitario

Altivos

Irónicamente, el miedo de los Sagitario a sufrir restricciones los hace ser bastante castradores con los demás. Por el temor a sentirse limitados, los Arqueros algunas veces tienen el desafortunado hábito de dejar a los demás con sus ideas sin expresar.

Natural optimismo

El miedo de los Sagitario a que sus horizontes sean bloqueados se extiende también a su trabajo y a su entorno personal. El problema común es la restricción de sus emociones, por ello tienden a no comprometerse demasiado en las relaciones con los demás y a escapar del control de otras personas.

También tratan de no implicarse con personas que puedan alterar su natural optimismo o que amenacen su confianza en la humanidad.

Así recogen sus bártulos y desaparecen y, si vuelven algunas semanas después, es porque han despejado las dudas y están fortalecidos en su propia independencia. Por eso mismo, ninguna amenaza consigue doblegar por completo la suficiencia de un Sagitario.

image.axd?picture=2017%2F12%2Fshutterstock_262039205

Capricornio

Cerrados

Los Capricornio temen lo nuevo y lo desconocido, y muchas veces se niegan a experimentar aquello que no controlan, pues constituye una amenaza, desde su perspectiva, para su estabilidad. Los Capricornio necesitan poder abrirse a nuevas influencias y ser más receptivos; de lo contrario, pueden quedar colgados.

Amenaza de la estabilidad

Capricornio trabaja siempre por conseguir lo mejor en el terreno profesional y también en el hogar. Los recursos materiales constituyen su principal objetivo. Tienden a estudiar todas las influencias externas para controlar cualquier tipo de amenaza sobre sus planes. Los mismo hacen con sus emociones, empeñándose en guardarlas celosamente a fin de que nada ni nadie pueda alterar sus proyectos. De esta manera, parecen estar atados con cuerdas muy fuertes y tensas.

Su necesidad de reconocimiento y admiración, no necesariamente de ser amados, en el terreno social hace que estén siempre a la expectativa de alguna zancadilla. 

Acuario

Irreales

Este signo alberga en su interior no más que un disfraz que esconde el miedo a sus propias emociones. Esta tendencia a no enfrentar sus propios sentimientos hace que abandonen las posibilidades de apreciar los sentimientos de los demás.

Confusión amorosa

Este miedo no aparece siempre con total claridad, ya que los Acuario tratan en lo posible de no asumirlo. Son demasiado hostiles a conocerse a si mismos. Pero cuando tienen por delante una nueva relación y necesitan manifestarse, suelen confundir una entrañable amistad con una relación amorosa. Así se derrumban arrastrados por innumerables traumas que los acosan.

Esto les lleva a eludir los lazos afectivos, aunque pueden sentirse sorprendidos cuando son acusados de “infieles”. Algunas personas de este signo rehúyen enfrentar sus miedos y se alejan de ellos sin conocer su verdadero origen.

Si los Acuario aprendieran de verdad a saber qué les ocurre en su corazón mucho más de lo que acontece en su cabeza, tendrían la oportunidad de encontrarse a sí mismos. 

Piscis

Susceptibles

La combinación que los Piscis hacen de una exquisita sensibilidad y una gran imaginación puede generar en ellos terrores ocultos. Es que este signo se ve afectado por todo lo que ocurre a su alrededor. Los Piscis pueden sobrevivir en el mundo si consiguen equilibrarse.

Anhelo de escapar

Imaginarios o no, los miedos son del todo reales para los Piscis y, por momentos, pueden verse hundidos por ellos enteramente. Cuando ocurre esto, la primera reacción de los Piscis es escapar, tanto a través del aislamiento como a través de las drogas o el alcohol.  

Desafortunadamente, ninguna de estas opciones es válida, ya que esos miedos están en el interior de su personalidad. No hallarán descanso hasta no enfrentarse con ellos. La huida no facilita el camino; por el contrario, hace que estos miedos se reproduzcan en un círculo vicioso. Afrontar los miedos y la esencia intrínseca de los mismos puede ayudar a preservarse. Lo primero que tendrían que hacer los Piscis es colocar límites muy rígidos entre si mismos y los demás, a fin de no proyectar sus propias inseguridades en los otros. 

 

 

 

 

S&

Te puede interesar